Clases de pole dance

Ejercita tu cuerpo, libera tu mente y despierta tu lado más sexy

Recientemente, el Pole Dance se ha transformado en una nueva y cada vez más popular forma de ejercicio, en la que tanto hombres como mujeres usan la barra como una rutina de gimnasia. Esta forma de ejercicio aumenta la fuerza del tren superior utilizando el propio cuerpo como resistencia, a la vez que tonifica toda la musculatura.

Es el equilibrio perfecto entre los beneficios de la danza y el fitness y otras prácticas deportivas como la acrobacia o el contorsionismo. Se trabajan la condición física y la técnica, de forma en la que al ejercicio se le añade una composición coreográfica ejercitando por ello el cuerpo, la creatividad y la autoestima.

La actividad consiste en grupos reducidos, con una enseñanza personalizada adecuada al nivel de cada participante, no siendo necesario estar especialmente en forma ya que está indicado para cualquier persona sin importar aspectos como la edad, la condición física o los conocimientos previos tanto de baile como de la práctica deportiva en general.

¿Por qué tomar clases de Pole Dance?

Como ya te hemos comentado, el Pole Dance es una disciplina que está a medio camino entre el deporte y el baile. Por esto, si tu objetivo es realizar ejercicio pero no encuentras actividades que te diviertan o te motiven, con el Pole Dance encontrarás la forma más creativa, diferente y divertida de ponerte en forma

Para comenzar, no es necesario tener una condición física determinada. Durante la clase se realizan diferentes ejercicios en los que se explica la técnica para ir realizando los movimientos sobre la barra y se van consiguiendo mejoras a nivel corporal: aumentas tu fuerza, tonificando los músculos de manera general y mejoras tu flexibilidad, beneficiando la salud de tus músculos y obteniendo una mejor postura también en tu día a día, lo que se traduce en menos lesiones y molestias derivadas del estilo de vida sedentario actual.

Realizar actividad física de manera regular permite a nuestro organismo funcionar de manera más optimizada dado que durante el ejercicio se liberan diferentes hormonas (se activan más de 50 distintas) entre las que destacan las llamadas "hormonas del bienestar":

- La dopamina es un neurotransmisor que será el responsable de engancharte al Pole Dance por la sensación de placer que produce. Además, mejora tu capacidad de aprendizaje y tu memoria, ¡no sólo durante la práctica de la actividad física!

- La serotonina, se trata de otro neurotransmisor llamado el "antidepresivo natural". Se encarga de hacerte sentir bien, que descanses correctamente y es uno de los reguladores del apetito. Esta maravilla te hará tener sentimientos positivos y ayuda a aumentar la autoestima.

- La endorfina, una hormona que tiene potentes efectos analgésicos y ansiolíticos sobre tu cuerpo, es la que llaman la "hormona de la felicidad".

Otras hormonas que también se secretan durante el ejercicio son la hormona del crecimiento, que es responsable del buen estado y desarrollo de tu masa muscular y de la producción óptima de colágeno, además de intervenir en el metabolismo de las grasas, la arginina, con efecto vasodilatador, aumentando el riego sanguíneo, la prolactina, que metaboliza las sales, la adrenalina y noradrenalina, que suministran energía rápida mediante la metabolización de las grasas o el cortisol, que actúa en el metabolismo de la grasa favoreciendo la acción lipolítica de las hormonas anteriores.

Además, la práctica de ejercicio moderado de manera continuada favorece la regulación de las hormonas que controlan la sensación de hambre: la grelina, la leptina y el péptido YY.

Y esto no es más que un resumen de todo el proceso que se activa y se regula en nuestro organismo con la practica continuada de una actividad física. Cuando además esta práctica nos resulta especialmente divertida y placentera todos los efectos positivos se potencian.

Imagina un cuerpo que se va fortaleciendo, aumentando sus capacidades para hacer cosas cada vez más espectaculares mientras se tonifica y mejora su flexibilidad. Es un cuerpo que se va regulando, que funciona como debe y que se va notando cada vez más sano. Acompañado de una mente feliz, relajada, de una persona que va ganando cada vez más autoestima y que se va disfrutando cada día más a sí misma. ¿No te parecen suficientes motivos para empezar a practicar Pole Dance?.

Ponte en forma y sobre todo diviértete de una manera diferente.

Vídeos de las clases de Pole dance en Salsabachata

Pole dance

Jesús Rodriguez Perez Jesús Rodríguez

Profesor de Funky y Pole Dance

Níveles de las clases

0
Nivel básico

Tienes que venir a este nivel si no sabes bailar nada de nada y quieres aprender.

1
Nivel principiante

Es tu nivel si sabes bailar un poco y quieres aprender más!

2
Nivel intermedio

Ya sabes bailar pero quieres mejorar y aprender más pasos, mejora tu técnica y baila con fluidez.

3
Nivel avanzado

Las clases de este nivel son para alumnos con experiencia pero que quieren perfeccionar y crecer como bailarines.